Alcaldía de Uribia
Todo por Uribia

Niñas y Niños

Uribia / Ciudadanos / Portal de Niños / Niñas y Niños
​​Para aprender
​​​​​​Fomentemos la lectura en nuestros Niños, Niñas y Adolescentes...


​El Nuevo Amigo​


 Nina-Quitando-Nieve-90718.gif  ​8582d13f356b26524466710195ca4e65.jpg 53418.gif

Érase un crudo día de invierno. Caía la nieve, soplaba el viento y Belinda jugaba con unos enanitos en el bosque. 

De pronto se escuchó un largo aullido.

¿Qué es eso? Pregunto la niña.

Es el lobo hambriento. No debes salir porque te devoraría le explicó​ el enano sabio.

Al día siguiente volvió a escucharse el aullido del lobo y Belinda, apenada, pensó que todos eran injustos con la fiera. En un descuido de los enanos, salió de la casita y dejo sobre la nieve un cesto de comida.

 Al día siguiente cesó de nevar y se calmó el viento. Salió la muchacha a dar un paseo y vio acercarse a un cordero blanco, precioso.

¡Hola, hola! Dijo la niña. ¿Quieres venir conmigo?

Entonces el cordero salto sobre Belinda, y el lobo, oculto se lanzó sobre él alcanzándole una dentellada. La astuta y maligna madrastra, perdió la piel del animal con que se había disfrazado y escapó lanzando espantosos gritos de dolor y miedo.

 Solo entonces el lobo se volvió al monte y Belinda sintió su corazón estremecido de gozo, más que por haberse salvado, por haber ganado un amigo.


El Cedro Vanidoso


Arbol Gif 4.gifÉrase una vez un cedro satisfecho de su hermosura.

Plantado en mitad del jardín, superaba en altura a todos los demás árboles. Tan bellamente dispuestas estaban sus ramas, que parecía un gigantesco candelabro.


 Si con lo hermoso que soy diera además fruto, se dijo, ningún árbol del mundo podría compararse conmigo.

Y decidió observar a los otros árboles y hacer lo mismo con ellos. Por fin, en lo alto de su erguida copa, apuntó un bellísimo fruto.

Tendré que alimentarlo bien para que crezca mucho, se dijo.

Tanto y tanto creció aquel fruto, que se hizo demasiado grande. La copa del cedro, no pudiendo sostenerlo, se fue doblando; y cuando el fruto maduró, la copa, que era el orgullo y la gloria del árbol, empezó a tambalearse hasta que se tronchó pesadamente.

¡A cuántos hombres, como el cedro, su demasiada ambición les arruina!

Colorín colorado, este cuento ha terminado...​

Para Aprender